Retos Literarios

Tienes que acceder para crear publicaciones y debates.

La botella

Anoche caminaba por la costanera de mi ciudad.

Hace mucho que vivo en la Patagonia, en un extremo del mundo y frente a las costas del océano Atlántico.

Disfruté por algunos minutos de la rambla y luego bajé a la arena. Era una noche áspera y extraña y algunos trasnochados albatros pasaron volando sobre mi cabeza. Ya no quedaban vestigios del otoño.  La intensidad del viento suele ser particular en esta zona durante todo el año y ahora, a comienzos del invierno, parecía cortar la piel de mi cara.

Igualmente mi querida soledad  se hallaba impoluta. Nada iba a privarme de alcanzar el faro. Disfrutaba mucho de la noche destemplada y de la arena húmeda rozando mis zapatos.

Fue entonces que la vi.

Era una pequeña botella de vidrio sumergida hasta la mitad en la grava. La levanté, la miré extrañado y la tomé en mis manos. Estaba cerrada de manera hermética con un corcho y sobre el corcho un baño de plástico. Aquello me intrigó. Levanté la botella para observarla al trasluz contra la iluminación de la costanera y enseguida noté un pequeño papel enrollado en su interior.

Entonces decidí regresar a mi casa.

Una vez allí la lavé con cuidado. Alguien la había arrojado al mar. Vaya uno a saber dónde y cuándo pero lo cierto es que algo me estremeció en ese instante ¿Qué diría el mensaje? ¿Quién la habría arrojado? Imposible saberlo con certeza. La apoyé en un estante, luego me senté y finalmente me serví un gran vaso de ron que bebí de un solo trago. A la noche al dormir tuve sueños extraños de incertidumbre y venganza. Fue realmente un tenebroso descanso. Al despertar puse mi cabeza bajo el agua fría y me serví café. La botella seguía en su lugar luminoso del estante.

Allí la dejé y fui a mi trabajo en el puerto.

Cuando regresé continuaba en el mismo lugar, naturalmente. Aquel día pensé mucho en las “casualidades” (en las que no creía) y en las misteriosas razones que hicieron que me cruce con ella. La levanté varias veces y luego la dejé en su lugar.

Entonces tomé la decisión de no abrirla. No me interesaba saber lo que decía.

Tal vez algún día, vaya uno a saberlo, alguien la recoja cuando yo muera.

No quiero ni deseo que nada  interrumpa mi  querida soledad en la costanera.

 

395 palabras

Hola, Néstor.

Te señalo un posible error de concordancia: "Aquel día pensé mucho en las “casualidades” (en las que no creía) y en las misteriosas razones que hicieron que me cruce (cruzase) con ella."

"Vaya uno a saber dónde y cuándo pero lo cierto es que algo me estremeció en ese instante(.) ¿Qué diría el mensaje? ¿Quién la habría arrojado? Imposible saberlo con certeza." Yo diría que, si no la abre, es imposible saberlo, "con certeza" y sin ella.

"Tal vez algún día, vaya uno a saberlo..." La misma expresión repetida, una poco después de la otra. ¿Tal vez fue buscado?

"A la noche al dormir tuve sueños extraños de incertidumbre y venganza." Lo de venganza es ¿porque el hallazgo de la botella pueda robarle su monotonía?, ¿por hacer peligrar su soledad?, ¿por algo que el lector desconoce?, ¿por algo que yo he pasado por alto?

Esta vez no puedo alabarte el ritmo y el tono pues me pareció poco fluido uno y algo monótono el otro.

No obstante, es un texto muy descriptivo en el es que es fácil ver lo que ocurre y sentir el frío del invierno junto a la costa. También dejas sentir la casi absoluta soledad en la que vive el protagonista.

Es interesante eso que construyes donde podría pasar algo, pero decides que no pase nada. Lo mismo el autor que el protagonista. Yo me quedo con ganas de que abra la botella, aunque no deja de sorprenderme que no lo hiciera en contra de lo que yo esperaba y deseaba como lectora.

Un abrazo.

Gracias Alma Gatuna.  Muy buenas observaciones , la repetición del "vaya uno a saber" es un error mío, lo mismo que la concordancia. Respecto de la palabra "venganza" la puse porque la requería el concurso, consideré que siendo un "sueño extraño" puede no tener sentido. Uno a veces sueña cualquier cosa. Tengo un proyecto de hacer un cuento mas largo, este es un esbozo que armé con las 400 palabras. De todos modos el núcleo (y acaso la originalidad) de la historia es que el protagonista no abre la botella.  Te mando un cariño grande, que pases un bello fin de semana.

A mi me encantó que no abriera la botella!!!!!!!! es lo que todo el mundo espera!!!!!!!!

«razones que hicieron que me cruce con ella», copio esa frase porque me parece que esos dos «ques» pueden arreglarse, un saludo caribeño.

¡Que bueno que ye haya gustado Omar! Veré de cambiar esos "que" repetidos. Gracias

Hola @nestorr.

Vaya por delante que la idea de conservar cerrada una botella encontrada, aún conteniendo un mensaje, me parece un magnífico arranque para una historia que podría dar mucho juego.

Aparte de los ya indicados, encontré algunos pequeños detalles que creo mejorables. Te los indico por si crees que pudieran aportar algo positivo a tu texto:

"Hace mucho que vivo en la Patagonia, en un extremo del mundo y frente a las costas del océano Atlántico". 

Hace mucho que vivo en la Patagonia: un extremo del mundo frente a las costas del océano Atlántico. 

"Alguien la había arrojado al mar. Vaya uno a saber dónde...".

Supuse que alguien la había arrojado al mar. Vaya uno a saber dónde.... 

"A la noche al dormir tuve sueños extraños de incertidumbre y venganza".

Durante la noche tuve sueños extraños de incertidumbre y venganza.

"La botella seguía en su lugar luminoso del estante".

La botella seguía en un lugar luminoso del estante.

"No quiero ni deseo que nada  interrumpa mi  querida soledad en la costanera".

"No deseo que nada  interrumpa mi  querida soledad en la costanera".

 

Un saludo y buena suerte.

 

 

Gracias José Luis. Realmente son muy interesantes tus sugerencias. Voy a guardarlas para cuando termine el concurso y seguramente utilizaré varias de ellas. Un abrazo.

Cita de NestorCX en 8 noviembre, 2019, 7:07 pm

Gracias Alma Gatuna.  Muy buenas observaciones , la repetición del "vaya uno a saber" es un error mío, lo mismo que la concordancia. Respecto de la palabra "venganza" la puse porque la requería el concurso, consideré que siendo un "sueño extraño" puede no tener sentido. Uno a veces sueña cualquier cosa. Tengo un proyecto de hacer un cuento mas largo, este es un esbozo que armé con las 400 palabras. De todos modos el núcleo (y acaso la originalidad) de la historia es que el protagonista no abre la botella.  Te mando un cariño grande, que pases un bello fin de semana.

Pues desde luego es muy original e inesperado que no la abra. Compártenos ese cuento más largo cuando lo tengas terminado. Me gustará leerlo.

Que tengas un bonito fin de semana tú también, Néstor.

Abrazo fuerte.

Hola Néstor. Leí tu relato el otro día y creí haber comentado, pero por lo visto, me distraería y no lo hice.

A nivel de forma me llamó la atención también ese tiempo del verbo "cruzar" que te apuntó @almagatuna pero, por lo demás, me pareció perfectamente escrito.

Yo, desde ya lo confieso, no hubiera resistido la tentación de abrir la botella a no ser que alguien me lo hiciera prometer por cualquier causa, y en resumen considero que es muy ocurrente (y contracorriente) la historia que nos cuentas: amar la soledad por encima de todo y no querer saber nada de algo tan "misterioso".

¡Suerte!