Retos Literarios

Tienes que acceder para crear publicaciones y debates.

YA NO ES SUFICIENTE

YA NO ES SUFICIENTE

 

¿Qué se puede hacer cuando no se puede hacer nada? 

Quizás ustedes lo tengan claro: poca cosa.  Pero para una persona, como yo, que necesitaba tener controlada las emociones no era respuesta. Y si bien, nunca había dejado de creer en el amor —y tenía motivos más que suficientes— sí había dejado de creer en las personas. Por eso, el amor ya no era suficiente para mí,  necesitaba….

¡Lo he vuelto a hacer!  Perdón, soy una charlatana y, seguramente, con esta algarabía de palabras si no les  pongo en precedentes no entenderán mi historia.

Verán,  cuando  conocí a Raúl supe que su hermano, Javi, nos traería problemas. A simple vista se adoraban, pero más tarde descubrí que su relación era tóxica. Se retroalimentaban el uno del otro en una relación dominante/sumiso. Javi era incapaz de controlar su vida y para fortalecerse dominaba la de los demás de una forma agresiva, sobre todo la de su hermano que había naturalizado aquella actitud creyendo que era cariño. Era la única vida que conocían.  Y, de repente, aparecí yo.

Se pueden imaginar, ¿verdad?  Pues háganlo porque con la poca extensión de palabras que tengo para contar esta historia no puedo pararme en los detalles.

Además,  seguro que conocen este fenómeno tan de moda de cosificar a las personas para poseerlas y, por el contrario, amar a los objetos.

En fin, el drama estaba asegurado.

¿Qué les puedo contar? A estas alturas de mi vida no me gustan los dramas, pero fue muy triste ver como Raúl corría hacia su hermano como un perro cuando le silban.

Y ahora, bueno, estamos separados por kilómetros. Sí, en uno de esos tantos viajes que su hermano prepara y Raúl accede.

Necesitaba estar lejos de él porque debe aprender a gestionar su vida.

En cuanto a mí, supongo que lo que hago siempre: convertir mi dolor en agua que calme mi sed —escribiendo—.

Y aprender a tener fe y confiar un poco en las personas sin dejarme llevar por la experiencia.

Al fin, y al cabo… ¿qué se puede hacer cuando no se puede hacer nada?

 

Cierto, cuando no se puede hacer nada hay que asumirlo y cambiar de dirección. Suena real, en parte por el tiempo verbal empleado y las preguntas retóricas.

En la frase: “ver como Raúl corría hacia su hermano como un perro”, el primer “como” va acentuado.

Suerte, Helena

 

Hola, Elena. Me gusta mucho el tono del relato. Da cercanía a la narración y al personaje. Hay pequeñas erratas en algunas frases: "Sí, en uno de esos tantos viajes que su hermano prepara y Raúl accede", creo que sería mejor "Sí, por (o "a causa de" para evitar el "por" de la frase anterior)  uno de esos tantos viajes que su hermano prepara y a los que Raúl accede" o "En cuanto a mí, supongo que lo que hago siempre" sería "En cuanto a mí, supongo que hago lo de siempre". Muy pequeñas cosas. Besos y mucha suerte.

 

COINCIDO CON LO QUE TE SUGIERE MARTA NAVARRO, SE LEE MEJOR... EN CUANTO A LA RELACIÓN, SI NO SUMA, DEJALO IR...

Suerte en el concurso, Helena.

Un abrazo

Buen relato con rostro de vivencia. Yo no entiendo a esas personas que no se destetan de la familia.

El que a hierro mata, a hierro muere.