Tienes que acceder para crear publicaciones y debates.

COMPULSIVO CUATRO

Autobiografía

A día de hoy estudio segundo de piratería en la universidad del destino y aspiro a convertirme en capitana porque, aunque tarde, he descubierto que no hay existencia más digna que la de una pirata inquieta.

Sin libros, sin apuntes, sin más horarios que los marcados por la ilusión; en estos dos años de carrera me he embarcado en la aventura de escribir un libro junto a mi compañero de batallas, presentarlo en cincuenta y dos navíos diferentes y compartir el botín recaudado con los habitantes de una isla donde la necesidad mata al ingenio.

Con él, mi fiel compañero, he abierto un imperio en territorio hostil y hemos sido atacados por bucaneros, pero seguimos en pie, dispuestos a conquistar mares inexplorados; y por mi honor os juro que todo esto que os cuento es tan literario como real.

No menos cierto es que, antes de matricularme en la universidad ya citada, yo experimenté otras vidas, o quizás sobreviví a ellas. Os cuento:

Me gustaba ser maestra hasta que el sistema me enseñó que, en realidad, ejercía de soldadito; me encantaba viajar hasta que me di cuenta de que visitar monumentos vacía más el alma que los bolsillos, y tuve dos amores que hoy rememoro como un juego de niños, con algunos puntos de sutura que ya han cicatrizado.

A parte de eso, en mi infancia fui una pequeña asustadiza y tímida creciendo en un pueblo de postal. Nací en Pontevedra. No tengo recuerdos de mis andanzas en el útero materno, y os preguntaréis, ¿por qué esta mujer escribe su biografía al revés?

Pues muy sencillo. Porque es ahora cuando he empezado a vivir y porque creo que todos deberíamos morir como nacemos: felices e inocentes.

¡Cömo me gustó! Muy alegre, fácil de leer y diciendo MUCHAS cosas. Invitando a vivir y ser feliz!!!!!!!. Quizás allí en «A parte de eso, en mi infancia fui una pequeña asustadiza y tímida creciendo en un pueblo de postal.» faltó «niña», a pesar de que está bien claro que es una niña. Besos y suerte para ti Compulsiva cuatro.

Hola, cuatro. Me parece ingenioso y, desde luego, con un fondo esperanzador: nunca es tarde para empezar a vivir ni para estudiar en esa sugerente universidad.

En cuanto a la forma señalaría estas cositas:

-Algunos "punto y coma", creo que deberían ser "puntos". 

-En la frase "os preguntaréis, ¿por qué esta mujer escribe su biografía al revés?", deberían ir dos puntos antes de la pregunta.

-Y "a parte", en el contexto que lo usas, se escribe junto.

¡Suerte, compañero/a!

Hola, Compulsivo Cuatro

Una autobiografía muy bonita, ágil y sentida. Te señalo el "a parte", que no corresponde en este contexto, como ya lo indicó Chelo.

MUY BELLO RELATO, EN CUANTO AL ORDEN, NO CREO QUE LO HAYA A LA HORA DE RECORDAR . NOS ABORDAN E INVADEN DEJANDO A FLOR DE PIEL LAS SENSACIONES QUE PUEDEN SER INFINITAS, SIN UN ORDEN CRONOLÓGICO.

Un hermoso relato, cargado de imágenes y recuerdos y singularmente ingenioso en su estructura. Muy bueno, me gustó mucho.

Original y muy optimista. Me apunto a eso de estudiar segundo de piratería... Muy buen relato. Suerte Cuatro.

Me encanta el ingenio que has utilizado para narrar tú autobiografía!!!!

Es verdad  que hacer lo que nos pedía el reto nos exigía un toque de valentía por nuestra parte (todos tenemos cosillas de las que nos cuesta exponer)  pero has encontrado la manera de no exponerte  demasiado con un golpe de ingenio.

Abrazo y mucha suerte!!!

Me ha gustado mucho, aunque me he quedado con ganas de más, de bastante más. En todo caso: preciosa forma de narrar aunque ese aparte separado me ha lastimado el ojo.  🙂

Una cosa: ¿visitar monumentos te ha vaciado el alma? Es cierto que los paisajes pueden alimentarnos el alma y de hecho los de tu tierra lo  hacen  continuamente la mia. Pero los monumentos nos hablan de historias, de otras vidas, de otras épocas. Cuando el reto acabe me gustaría que me explicaras ese vacío.

Un abrazo, cuatro.

 

 

Bonito y original. Sólo hay que tener cuidado de no esperar demasiado que al final así como uno comienza, acaba... como un bebé ancianita.

El que a hierro mata, a hierro muere.