Amor y desamor: dos sentimientos que representan estados completamente opuestos y que, sin embargo, están separados por una línea casi imperceptible. ¿Cómo definirlos? Es casi imposible con palabras. El amor es algo tan hermoso que solo puede entender quien ha estado enamorado; en cambio el desamor es un sentir tan nefasto que es mejor desconocer. Ambos estados son fuertes conmociones humanas, una positiva y la otra negativa que, a pesar de todo, pueden coexistir dentro de una persona e influenciarla a actuar, para bien o para mal, al mismo tiempo muy específicas y confusas. En ocasiones creemos que amamos y no es así, como también puede suceder lo contrario, pensamos que no amamos a alguien cuando nuestro corazón y nuestra mente no dejan de sentir y pensar en y por esa persona. El desamor es más fácil de identificar. Una enemistad, un aborrecimiento por alguien salta dentro de nuestra mente y nos hace apretar muy fuerte los puños, y esa facilidad de identificación nos puede ayudar a vencerlo, a lograr que SIEMPRE dentro de nosotros domine el AMOR. El amor, para no ser absolutos, podemos catalogarlo entre los sentimientos más bellos del ser humano. Quizás sí, definitivamente, es el que incita al hombre, y a la mujer, a realizar las acciones más bellas, pasionales y hermosas. Pero el amor, también, de manera paradójica puede generar odio, puede llevarnos a realizar actos negativos y ofensivos o inducir a quien ama, y no es correspondido, a episodios que dañen, física o mentalmente, a una tercera persona. Alguien puede entrar en un triángulo amoroso, en ocasiones sin pedirlo, y entonces ser atacado por una de las aristas de ese triángulo que exige atención, cariño o una respuesta a su sentimiento; respuesta que se sale de las posibilidades y los deseos de la arista que cierra el triángulo. Entonces ese alguien insatisfecho ataca, y ataca porque ama; y porque ama, hace daño a quien se interpone en su camino de amor, pero también lacera a quien ama. ¡Cuánto se ha escrito sobre esto! Se ha escrito sobre las maravillas del amor, pero también mucho sobre su lado oscuro: novelas, guiones de películas, obras de teatro que sobrepasan, todas, generaciones, y generaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario